La Universidad de la Libertad

Ricardo Salinas Pliego

El sistema tradicional de educación no funciona para los jóvenes, lo he mencionado en otras ocasiones y lo reitero. Es un sistema obsoleto y deficiente que no está produciendo los resultados necesarios para el país y está generando capital humano poco preparado para el mundo moderno.

Hace 10 años, mi esposa María Laura y yo, decidimos hacer algo al respecto y creamos Humanitree para la educación básica. Sin embargo, conforme nuestros hijos fueron creciendo, nos dimos cuenta de que las universidades en México tienen las mismas limitantes.

A los jóvenes les han vendido la idea de que se debe estudiar para obtener un “papelito”, haciendo que para muchos se vuelva una obligación que no los emociona. De esta forma, la universidad se convierte en un requisito que abandonan en cuanto les es posible y el aprender se queda como una mala experiencia que evitarán en el futuro.

Los jóvenes deben entender que el éxito profesional no depende sólo de las buenas calificaciones: la inteligencia es diversa y dinámica, por eso un título ya no es una garantía de triunfo. Definitivamente se requieren habilidades de comunicación, de síntesis, capacidad de mando; aptitudes que se pueden enseñar y aprender. Queremos preparar ciudadanos que sepan pensar y sepan actuar.

En el mundo, la tendencia es hacia una estructura autoritaria donde te plantean cómo debes hacer las cosas y comportarte. No podría estar más en desacuerdo.

La defensa de la libertad siempre debe estar por delante por dos razones:

  • 1. El aspecto moral: todos debemos ser libres de elegir el camino que queremos en la vida.
  • 2. El aspecto práctico: las sociedades libres tienen mejores resultados, los cuales se traducen en innovación, competencia y prosperidad.

Por eso, crear la Universidad de la Libertad resultó el siguiente paso lógico para replantear mi inconformidad con el sistema educativo. Venimos a romper paradigmas, ser hiperflexibles y enseñar más allá de los libros de texto.

Nuestra propuesta es distinta

Nuestro modelo de aprendizaje y enseñanza se enfoca en un nuevo concepto: “Phygital”, donde lo físico y lo digital convergen para crear experiencias más completas para nuestros estudiantes. Para lograrlo, trabajamos en conjunto con Minerva, una de las instituciones educativas más innovadoras del mundo.

Sabemos que todos aprendemos de manera distinta y necesitábamos que nuestras instalaciones lo reflejaran, que fueran un espacio para motivar la creatividad y la discusión de ideas. Fue así que invité a Rosan Bosch, una reconocida arquitecta danesa, a diseñar nuestro campus: un espacio nunca antes visto.

El programa

Nuestro objetivo es la formación de profesionales en Innovación y desarrollo empresarial. Para ello, el programa comprende cursos en tres áreas o ejes que son la base de todo buen emprendedor:

  • 1. Core liberal: es esencial reconocer la importancia de la libertad en la construcción de sociedades prósperas desde distintas ópticas como la filosófica, la histórica, la política y la económica.
  • 2. Core skills: aquellas habilidades que debe tener un líder, como el pensamiento crítico, sistémico, aritmético y disruptivo, así como la comunicación y ejecución ágil.
  • 3. Core innovación y negocios: todo emprendimiento requiere saber el manejo de materias como: finanzas, contabilidad, procesos y operaciones, capital humano y diseño. No puedes dirigir una empresa sin conocer sus cimientos.

Con estas bases, los alumnos complementarán su educación con diferentes cursos a elegir, para obtener un conocimiento más detallado del ámbito de los negocios.

La GRAN diferencia

Como dijo el empresario estadounidense, J.C. Penney: “La teoría es espléndida, pero no tiene valor alguno si no la pones en práctica”.

En mi opinión, combinar la teoría y la práctica ―al mismo tiempo―, hace una GRAN diferencia.

Los jóvenes se encuentran con la dura realidad de que, aunque aprenden mucho en la escuela, las dinámicas no funcionan de la misma manera en el mundo laboral.

Con la Universidad de la Libertad, parte del diferenciador es trabajar al mismo tiempo que estudias: tendremos oportunidades dentro de Grupo Salinas para nuestros estudiantes. Les daremos experiencia práctica de cómo funcionan los negocios, el liderazgo y las dinámicas.

Por lo mismo, los directivos y ejecutivos de Grupo Salinas son los encargados de impartir las clases, y aunque no son profesores de carrera, son expertos en su área y maestros de vida. No existe mejor manera de aprender, que estar donde suceden las cosas.

Es esencial evolucionar constantemente y mantenerse actualizado para lograr un crecimiento significativo, tanto profesional como personal. En este sentido, la Universidad de la Libertad es un centro de desarrollo de habilidades de vida, para toda la vida: quien se inscribe una vez, podrá tener acceso para continuar preparándose.

Me entusiasma la posibilidad de que esta nueva universidad ―que hoy inicia actividades― se convierta en un catalizador de cambio positivo y de progreso en nuestra sociedad, y espero con ganas las nuevas ideas y soluciones innovadoras que los estudiantes aportarán a nuestro país.

La Universidad de la Libertad revolucionará la academia y formará a la próxima generación de defensores de la libertad, aumentando la prosperidad económica en México y en todo el mundo.

Comparte las ultimas noticias:

Noticias relacionadas