Ángel Aurelio Hernández Arreola logra ganar Premio en Bellas Artes B;C,

Oaxaca.-La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), a través de la Coordinación Nacional de Literatura (CNL), en conjunto con el Gobierno del estado de Baja California, por medio de su Secretaría de Cultura y el Instituto de Cultura de la entidad, anuncian que el ganador del Premio Bellas Artes Baja California de Dramaturgia Luisa Josefina Hernández 2022 es Ángel Aurelio Hernández Arreola por su obra Cuerpos como bosques.

FOTO: INBAL

En ceremonia virtual, el jurado integrado por Didanwy Davina Kent Trejo, Lorena Venta Betancourt y Francisco Javier Malpica Maury, distinguió de forma unánime el trabajo del investigador teatral y dramaturgo.

De acuerdo con el acta correspondiente al fallo, Cuerpos como bosques es una obra propositiva con una temática actual y pertinente que permite, a partir de la relación de dos mujeres —una periodista argentina y una chica joven de Cherán—, reflexionar problemáticas que transcurren en esa región de Michoacán, como la tala ilegal de bosques, la violencia de género y la fragilidad del quehacer periodístico.

“La obra propone una estructura novedosa, alternando diálogos con recursos periodísticos, poéticos y documentales. Es una obra arriesgada que invita a asumir un reto tanto en lo escénico como en lo actoral; además, resulta entrañable por sus personajes y la atmósfera que construye”, señaló el jurado en el documento.

Un retrato escénico de la autonomía, resistencia y autogestión comunitaria

En entrevista, Ángel Aurelio Hernández Arreola afirma que su obra Cuerpos como bosques, en la cual aborda diversas problemáticas sociales que impactan directamente en ciertos grupos vulnerables de la sociedad, surgió a partir de una de sus investigaciones desarrolladas en el pueblo de Cherán, Michoacán, misma que se centró en la resistencia organizada de sus pobladoras para defender su territorio de vida.

Al referirse al hecho que le llevó a retratar dichas cuestiones mediante su dramaturgia, Hernández Arreola afirma que la motivación principal “fue hacer un estudio sobre la capacidad de una comunidad por desafiar las estructuras de poder, dominación y crimen. Un mapa de resistencia común que hasta este momento se basa en la autonomía y los medios autogestivos”.  

En este sentido, el ganador del certamen y director del Teatro para el fin del mundo — programa de intervención y ocupación escénica en espacios condicionados por contextos de violencia—, considera que contar con una postura social desde cualquier disciplina artística es prácticamente inevitable, por lo cual resulta importante retratar hechos comunitarios a través del teatro, ya que éste es siempre un espacio de discusión y reflexión.

“El teatro es un foro de confrontaciones donde podemos suponer que existen otros medios para generar cuestionamientos. Una forma de desestabilizar y poner en riesgo el pensamiento”, enfatiza.

Asimismo, señala que este premio —el cual, reconoce, porta el nombre de una de las figuras fundamentales en la dramaturgia mexicana— representa una responsabilidad con la escritura dramática y la actualidad social de México.

También te puede interesar