25 detenidos en Alemania por supuesto plan de golpe de Estado

Por Fabián RC

Miles de policías allanaron gran parte de Alemania el miércoles para reprimir a presuntos extremistas de derecha que aparentemente quieren derrocar al gobierno mediante un golpe armado. Según las autoridades, 25 personas fueron detenidas.

Unos 3.000 agentes participaron en redadas en 130 lugares de 11 de los 16 estados de Alemania en busca de simpatizantes del llamado Movimiento de Ciudadanos del Reich. Algunos miembros del grupo se opusieron a la constitución de posguerra de Alemania y pidieron el derrocamiento del gobierno.

El fiscal general Marco Buschmann calificó la redada de «lucha contra el terrorismo» y agregó que los sospechosos podrían estar planeando ataques armados contra instituciones estatales.

El principal funcionario de seguridad del país agregó que las operaciones del grupo «generan fantasías de golpes de estado violentos e ideologías de conspiración».

Los fiscales anunciaron que 22 ciudadanos alemanes fueron arrestados bajo sospecha de «unirse a una organización terrorista». Se sospecha que otros tres, incluido un ciudadano ruso, apoyan al grupo, agregó. Otras 27 personas están bajo investigación.

Según el semanario Der Spiegel, entre los lugares registrados estaban los barracones de la unidad alemana de las fuerzas especiales KSK en la localidad suroccidental de Calw. La unidad ha sido investigada en el pasado por la supuesta pertenencia de algunos soldados a grupos de ultraderecha.

La fiscalía federal declinó confirmar o negar si se habían registrado los barracones.

Además de las operaciones en Alemania, una persona fue detenida en la localidad austriaca de Kitzbuehel y otra en la ciudad italiana de Perugia.

Los detenidos están acusados de haber formado el año pasado una «organización terrorista con el objetivo de revocar el orden estatal actual en Alemania y sustituirlo con su propia forma de estado, que ya estaba en proceso de fundación».

Los sospechosos eran conscientes de que su objetivo sólo podía alcanzarse por medios militares y por la fuerza, indicó la fiscalía.

Algunos miembros habían hecho «preparativos concretos» para asaltar el parlamento federal alemán con un pequeño grupo armado, según la fiscalía. «Los detalles (de este plan) aún tienen que investigarse» para determinar si alguno de los sospechosos puede ser acusado de traición, señalaron.

Supuestamente creían en un «conglomerado de teorías conspirativas consistentes en mensajes de los llamados Ciudadanos del Reich, así como ideología QAnon», según el comunicado de la fiscalía. También creían que Alemania estaba gobernada por un «Estado profundo», una creencia similar a las afirmaciones sin base expresadas por el expresidente de Estados Unidos Donald Trump sobre su país.

Los supuestos líderes del grupo fueron identificados sólo como Heinrich XIII P. R. y Rüdiger v. P., de acuerdo a las leyes alemanas de privacidad. Der Spiegel indicó que este último es un hombre conocido de 71 años, miembro de la nobleza menor alemana, mientras que el anterior es un exparacaidista de 69 años.

Heinrich XIII P. R., al que el grupo pensaba convertir en nuevo líder de Alemania, había contactado con funcionarios rusos para negociar un nuevo orden en el país una vez fuera derrocado el actual gobierno alemán, según la fiscalía. Supuestamente contó con la asistencia de una mujer rusa, Vitalia B.

«Según nuestras investigaciones actuales, sin embargo, no hay indicio de que las personas contactadas respondieran de forma positiva a su petición», señalaron los fiscales.

Otra persona detenida el miércoles fue identificada como Birgit M.-W. Der Spiegel indicó que la mujer es juez y exlegisladora del partido de ultraderecha Alternativa por Alemania.

El partido, conocido por sus siglas en alemán AfD, se ha visto bajo un creciente escrutinio de las fuerzas de seguridad alemana debido a sus lazos con extremistas.

Los colíderes de AfD, Tino Chrupalla y Alice Weidel, condenaron los supuestos planes del grupo, que según dijeron habían conocido por la prensa.

«Tenemos plena confianza en las autoridades implicadas y pedimos una investigación rápida y en profundidad», indicaron en un comunicado.

El grupo había encargado a varios de sus miembros que formaran un brazo armado, según la fiscalía.

Sara Nanni, legisladora del Partido Verde, sugirió que el grupo podría no haber sido muy capaz.

«Siguen apareciendo más detalles que plantean dudas sobre que estas personas fueran siquiera lo bastante inteligentes para planear y ejecutar un golpe de esta clase», indicó Nanni en una publicación en la red social Mastodon. «El hecho es, no importa lo toscas de sus ideas ni lo abocados al fracaso que estén sus planes, ¡incluso el intento es peligroso!».

Las autoridades han advertido en varias ocasiones que los extremistas de ultraderecha suponen la mayor amenaza para la seguridad nacional alemana. Ese riesgo se hizo patente tras el asesinato de un político regional y el ataque mortal a una sinagoga en 2019. Al año siguiente, extremistas de ultraderecha que participaban en una protesta contra las restricciones contra la pandemia en el país intentaron sin éxito asaltar el edificio del Bundestag en Berlín.

También te puede interesar

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com