Liberan a líderes judíos de la secta Lev Tahor por falta de pruebas

Los judíos, que abandonaron hoy el Cefereso de Villa Comaltitlán, estaban acusados por el delito de trata de personas

Los dos judíos de la secta Lev Tahor, que estuvieron recluidos 8 días en el Centro de Readaptación Social (CERESO) número 3 ubicado en Tapachula, fueron liberados este viernes por falta de pruebas.

El Centro de Justicia Penal Federal del Estado de Chiapas dictó auto de no vinculación a proceso a favor de Moshe Yosef Rosner y Menache Mendel Alter, luego de acusaciones en su contra por delincuencia organizada con la finalidad de cometer delitos en materia de trata de personas.

Los líderes judíos ortodoxos habían sido detenidos en un operativo entre la Fiscalía General de la República (FGR) y el Instituto Nacional de Migración (INM) el pasado 23 de septiembre en el Ejido la Independencia a unos 14 kilómetros al norte de Tapachula.

Hace 5 años está misma sexta fue denunciada a la fiscalía de atención a inmigrantes, pero los delitos que se les investigaban no procedieron y nunca liberaron la orden de aprehensión por falta de pruebas, en este caso el juez federal esperaba las pruebas para poder procesar a los dos detenidos, pero al no contar con esos elementos fueron puestos en libertad y de inmediato abandonaron el país hacia Centroamérica.

Fue alrededor de las 16:05 horas, que se reportó a las diferentes corporaciones que un grupo de judíos ortodoxos reportaba que un connacional había sido arrastrado por las corrientes del afluente, al lugar arribaron elementos de protección civil de Cacahoatán y de Unión Juárez.

Las personas que se negaron a dar datos, informaron que todos los días bajaban al Shujubal a la altura de San Jerónimo, de Unión Juárez, para bañarse y realizar oraciones por la paz del mundo.

El caso es que uno de sus integrantes se resbaló y cayó a la corriente que lo arrastró más de un kilómetro, donde lo localizaron sin vida, por lo que personal de la fiscalía de atención al migrante se encargaron de realizar las primeras investigaciones.

Los agentes de esta dependencia informaron al grupo de migrantes judíos, las acciones a realizar, por lo que al recuperar el cuerpo fue trasladado al servicio médico forense.

Desde ese año los integrantes de esa secta habían sido denunciados por los habitantes que niñas y niños se casaban entre primos, tíos incluso adultos con menores de edad y por ello pedían que fueran expulsados de Unión Juárez.

También te puede interesar