La corona que posiblemente llevará Camila causa polémica

a reina consorte Camilla será coronada el 6 de mayo de 2023 a la vez que su marido, el rey Carlos en una solemne ceremonia religiosa en la Abadía de Westminster de Londres. La confirmación oficial ha provocado una gran expectación no exenta de polémica ante la corona que Camilla llevará ese día. La Reina Madre usó la joya que tiene el diamante Koh-i-Noor en la coronación de su marido, Jorge VI y son muchas las quinielas que apuntan a que la nueva reina consorte también la podría llevar a pesar de que la espectacular gema es reclamada por varios países.

La pieza que portó el 12 de mayo de 1937 la Reina Madre en su coronación es de incalculable valor y tiene 2.800 diamantes que sostienen uno de los diamantes más famosos del mundo y también uno de los tallados más grandes de 105 quilates y 21 gramos de peso. La corona se realizó con motivo de la coronación del padre de Isabel II y es la única de toda la colección de joyas de la Corona británica que está hecha en platino. Su diseño es parecido al de las coronas de San Eduardo y del Estado imperial.

Es imposible saber exactamente la procedencia de este diamante, aunque la referencia más antigua parece estar relacionada con un poderoso gobernante mongol en 1628. Finalmente, el último emperador sig de la India, Duleep Singh, se lo regaló a la reina Victoria en 1855. La piedra preciosa ha sido reclamada, además de por India, por Pakistán, Bangladesh y Afganistán. 

Dada las ampollas que la supuesta utilización de la corona con el Koh-i-Noor está levantando, algunos apuntan a que podría quitarse de la montura antes de que Camilla la lleve o quizá opte por portar alguna pieza más simple como la corona de la reina Victoria. Lo cierto es que la sola posibilidad de que la reina consorte lleva esta corona con el diamante está despertando el nerviosismo entre algunos sectores políticos de la India que ven en este diamante un recuerdo “doloroso” del pasado colonial del Reino Unido. La corona con el Koh-i-Noor fue colocada en el ataúd de la Reina Madre en 2002, junto con arreglo floral compuesto por rosas blancas y encima del estandarte real. 

Es tradición en las coronaciones británicas que la reina consorte sea coronada con el Rey en una ceremonia similar pero más sencilla. Si el nuevo soberano es una Reina, su consorte no es coronado ni ungido en la ceremonia de coronación, motivo por el que esta corona no fue usada por el duque de Edimburgo cuando su esposa subió al trono.

La coronación de los reyes Carlos y Camilla llegará ocho meses después del fallecimiento de Isabel II. Será un evento cargado de pompa y ceremonial, pero también un solemne servicio religioso que se ha mantenido prácticamente inalterable durante mil años. Durante los últimos 900 años la ceremonia ha tenido lugar en la Abadía de Westminster y desde 1066 casi siempre ha sido oficiada por el arzobispo de Canterbury.  En la coronación de Isabel II, después de recibir el orbe y el cetro, el arzobispo la colocó la corona de San Eduardo sobre la cabeza. Se espera que Carlos III firme una proclamación declarando formalmente la fecha de la coronación en una reunión del Consejo Privado a finales de este año. 

También te puede interesar

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com