Estos son los datos en lo que va del sexenio de AMLO

Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), llegó a la presidencia tras un histórico triunfo en 2018, en reemplazo de Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y en diciembre cumplirá cuatro años en el Gobierno de los seis que duran los mandatos en México.

AMLO, como se lo conoce popularmente, llegó a la presidencia con promesas de combatir la corrupción, hacer crecer la economía cuidando de los más pobres y pacificar el país.

Según una encuestas realizada para El Financiero, aunque la popularidad de AMLO ha caído en los últimos años y especialmente tras el inicio de la pandemia de covid-19, el presidente de México sigue teniendo una aprobación del 54%, contra un rechazo del 43%.

¿Pero cómo le ha ido hasta ahora? Aquí, un balance de los números de su Gobierno, en el cuarto año de su sexenio.

Economía

Los principales indicadores macroeconómicos se han mantenido estables en México desde la llegada de AMLO al poder en diciembre de 2018, con un leve impacto provocado por la pandemia de covid-19 en 2020.

AMLO durante su tercer informe de gobierno, en 2021.

El PIB nominal de México se encontraba en 2018 en US$ 1,22 billones, y en 2019 trepó a US$ 1,27 billones, según datos del Banco Mundial. Tuvo una caída importante en 2020 durante la pandemia de covid-19, llegando a los US$ 1,09 billones, y recuperó en 2021 hasta los US$ 1,29 millones, por lo cual el tamaño de la economía se ha mantenido en un nivel similar durante estos cuatro años.

El desempleo también se ha mantenido relativamente estable: llegaba al 3,3% en 2018, creció al 3,5% en 2019 y luego al 4,4% en 2020, manteniéndose en ese nivel al año siguiente.

En forma similar, la inflación de 4,9% en 2018 pasó al 3,6% en 2019 y 3,4% en 2020, antes de subir al 5,7% en 2021, en medio de importantes alzas de precio en todo el mundo. Y la pobreza, que llegaba al 41,9% en 2018, había subido a 43,9% en 2020, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL)

El dólar llegó a cotizarse en 21 pesos mexicanos en 2018, y en lo que va de 2020 muestra un leve apreciamiento: se cotizaba en 20,03 pesos mexicanos a comienzos de la semana.

En lo referido a las remesas, el dinero que envían al país los migrantes mexicanos desde Estados Unidos y otros países se ha reflejado un importante aumento: en 2018 ascendieron a US$ 33.677 millones, y cerraron en 2021 en US$ 51.585 millones, de acuerdo con el Banco de México. Y en lo que va de 2022, de enero a junio, las remesas ascienden a US$ 27.565 millones, por encima de los US$ 23.647 millones del mismo período en 2021.

Seguridad

La tasa de homicidios en México, medida por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se ha mantenido estable y alta durante los años de AMLO en el poder: fue de 29 homicidios cada 100.000 habitantes (36.685 muertes) en 2018, y de 28 cada 100.000 habitantes en 2021 (35.625).

En la década de 1990 la tasa de homicidios en México comenzó un descenso hasta llegar en 2008 a un piso por debajo de los 10 asesinatos cada 100.000 habitantes. Sin embargo, a partir de ese momento volvió a subir hasta un primer pico de 24 asesinatos cada 100.000 habitantes en 2011, que tras un descenso temporal fue superado en 2017. Desde entonces se mantiene en niveles altos.

Así, la tasa de homicidios de México es una de las más altas de América Latina: sólo es superada por El Salvador, Honduras y Venezuela, de acuerdo con datos de la ONU.

Gran parte de la violencia en México guarda relación con el narcotráfico. Al respecto, en julio Rafael Caro Quintero, conocido como el «narco de narcos» y uno de los 10 más buscados por el FBI, fue detenido en julio en Sinaloa por la Marina de México.

Las autoridades mexicanas lo consideran el fundador del cartel de Guadalajara, y lo acusan de tráfico de metanfetamina, heroína, cocaína y marihuana.

Sin embargo, los críticos del presidente dicen que no ha podido detener las guerras territoriales del crimen organizado que han plagado a México durante gran parte de las últimas dos décadas.

Las elecciones legislativas de junio de 2021, en las que Morena perdió el control absoluto de la cámara baja, estuvieron empañadas por una ola de violencia en los meses previos a la jornada electoral, incluidos casi 100 asesinatos de políticos. Según un informe de la consultora de gestión de riesgos Etellekt, 96 políticos han sido asesinados desde que comenzó la campaña electoral en septiembre del año pasado. Al menos 35 de las víctimas eran candidatos a cargos públicos.Funcionarios defienden estrategia de seguridad de México 6:00

En este momento México vive además una ola de violencia, con ataques en distintas partes del país, como los ocurridos en Ciudad Juárez en agosto, que dejaron al menos 11 muertos.

Además, solo este año se han registrado 15 asesinatos de periodistas en el país.

Salud y el covid-19

La presidencia de AMLO estuvo marcada en buena parte por el impacto del covid-19 en el país.

Desde el inicio de la pandemia en 2020, México ha registrado más de 7 millones de casos y más de 329.000 muertes confirmadas por esta enfermedad, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

En tanto un 62,56% de la población ha recibido la vacunación completa contra el covid-19.

Como en otros países, México sufrió varias olas de infecciones, y la peor en cuanto a fallecimientos tuvo lugar en enero de 2021, cuando se registró un pico de 1.271 muertes al día en promedio por covid-19.

Tomando como referencia los contagios confirmados, el peor momento de la pandemia tuvo lugar, en cambio, en enero de 2022, con 49.322 casos diarios. Aunque en ese momento, con una vacunación más extendida, el número de muertes estaba lejos del pico de 2021.

Infraestructura

López Obrador ha impulsado varias obras de infraestructura en el país que se han convertido en insignias de su Gobierno y que han generado, también, algunas polémicas.

En marzo el presidente inauguró el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en la Ciudad de México, y su construcción ha estado marcada por las controversias por su costo y ubicación, más lejos de la capital mexicana.

La nueva terminal se encuentra en un predio de 3.000 hectáreas en la antigua base aérea de Santa Lucía: en comparación, el aeropuerto histórico de México, el Benito Juárez, se asienta en apenas 600 hectáreas.¿Iría a la Corte decreto de AMLO sobre Guardia Nacional? 4:10

Costó US$ 3.600 millones, según datos oficiales, y se espera que pasen por allí 19,5 millones de pasajeros al año, cuando alcance una operatividad plena.

En julio AMLO inauguró otro de sus principales proyectos de infraestructura: la refinería Dos Bocas en Tabasco, su estado natal.

Se espera que las instalaciones procesen unos 340.000 barriles diarios de petróleo, aunque aún no está 100% operativa y ha recibido críticas de ambientalistas por priorizar la extracción de petróleo por sobre energías renovables.

La tercera obra insignia del Gobierno de López Obrador es el Tren Maya, destinado a los estados del Golfo de México y cuya construcción comenzó en diciembre de 2018.

El Gobierno espera que este tren permita el desarrollo económico y cultural de esta región a través del comercio, el turismo y el desarrollo sustentable.

Pero el proyecto ha recibido críticas por parte de grupos y personas ambientalistas, e incluso de personalidades del espectáculo, que además se han manifestado en contra de la obra y en algunos casos han tramitado amparos para detener la obra hasta que se asegure que su construcción no perjudicará al medio ambiente.

La principal polémica con el tren, por ende, es la relacionada con el impacto ambiental: la destrucción de selva, la afectación de cenotes o la modificación de ecosistemas por los cambios de ruta del proyecto.

Relaciones exteriores

Visto por muchos como un líder populista, López Obrador ha tenido una política exterior de cercanía con líderes de izquierda en la región, aunque al mismo tiempo mantuvo una buena relación con Estados Unidos.

AMLO dio asilo político al expresidente de Bolivia Evo Morales cuando fue destituido en 2019, y se ha mostrado muy cercano del presidente de Argentina, Alberto Fernández.

Además, el Gobierno de México se ofreció en agosto de 2021 como sede en las negociaciones entre la oposición venezolana y el gobierno de Nicolás Maduro.

En junio de este año, López Obrador decidió no asistir a la Cumbre de las Américas en Los Angeles, Estados Unidos, por no estar de acuerdo con la exclusión de Venezuela, Nicaragua y Cuba de la reunión de líderes regionales.

Al mismo tiempo, AMLO se las ha arreglado para mantener una buena relación con su vecino del norte, con el cual comparte su principal frontera y relación comercial, tanto durante el gobierno de Donald Trump como con el actual de Joe Biden.López Obrador sobre Peña: No es mi fuerte la venganza 4:35

«Hemos recibido de usted, presidente Trump, comprensión y respeto», dijo López Obrador en una conferencia junto al entonces mandatario estadounidense en 2020.

«Algunas personas pensaron que nuestras diferencias ideológicas conducirían inevitablemente a enfrentamientos. Afortunadamente, este no ha sido el caso», agregó.

En julio, cuando AMLO se reunió con Biden, el actual presidente de Estados Unidos dijo que veía a Mexico «como un socio igualitario». «La relación Estados Unidos-México es vital para lograr nuestros objetivos en todo: desde la lucha contra el covid-19 hasta continuar con el crecimiento de nuestras economías y fortalecer nuestras alianzas al abordar la migración como un desafío compartido del hemisferio».

Y aún así, López Obrador también se ha mostrado cercano a Rusia en el contexto de la guerra en Ucrania. En marzo dijo que su país no impondría sanciones económicas al país tras la invasión, como hicieron Estados Unidos y la mayor parte de Europa.

«Nosotros no vamos a tomar ninguna represalia de tipo económico porque queremos mantener buenas relaciones con todos los gobiernos del mundo y queremos estar en condiciones de poder hablar con las partes en conflicto», agregó.

También te puede interesar