Karla Souza: ‘La caída’, una cinta sobre el abuso sexual en el deporte

La actriz recibió ayer, en el Festival de Cine de Los Cabos, el premio ‘Mujeres fantásticas’ que da visibilidad del trabajo de las mujeres en la industria fílmica

Romper con la cultura del silencio para evitar abusos de poder y sexuales ha sido una de las causas que Karla Souza defiende desde hace cuatro años, cuando decidió hablar públicamente sobre la agresión sexual que vivió en los inicios de su carrera.  Esta vez, la actriz alza la voz desde la ficción con La caída, una película basada en hechos reales con la cual busca empatizar con otras mujeres que han atravesado por experiencias similares.

  El camino para “reconocer y nombrar un abuso sexual es complicado”, el proceso es personal y se mueve a los tiempos de quien lo vivió, explicó la actriz durante una charla.

“La historia que yo descubrí y que me inspiró a hablar fue la de una clavadista que alzó la voz antes de MeToo, antes de todo lo que hemos vivido; esta mujer es mi héroe, se escogió a sí misma antes de una medalla de oro, de ir a una olimpiada”. 

“Ella tuvo que huir de México por haber alzado la voz, es mi héroe, ella me dio la fuerza para poder nombrar lo que me había sucedido. Esta historia me escogió, no podía hacer otra historia más que esta; supe de esta historia antes de lo que yo hablé (en 2018), yo llegué a esta historia y fue la que me ayudó a mí a romper el silencio, en realidad fue lo que detonó mi voz, por eso decidí construir una ficción para decirlo”, agregó la actriz.

Karla prefiere mantener el nombre real de su heroína en un lugar de respeto, pero su historia y la valentía para denunciar su caso ante las autoridades deportivas se honra a través de la pantalla. Mariel es una clavadista con aspiraciones olímpicas que, luego de descubrir una serie de abusos de poder y abusos sexuales al interior del equipo mexicano, decide romper el silencio, poniendo de por medio su sueño de alcanzar la medalla.

“Prefiero no decirlo, la historia está inspirada en todas las clavadistas que han vivido esta situación. Siento que es un mundo duro, el de los deportistas de alto rendimiento; es alarmante la cantidad abusos y todo lo que tienen que pasar para hacer lo que más les gusta, respeto y admiro su historia; hemos escuchado poco de los deportistas, porque el estatus quo sigue ahí”, explicó la actriz, sobre cómo opera el sistema.

Alzar la voz El guion surgió de la pluma de María Renée Prudencio, quien junto a la directora Lucía Puenzo optaron por la sutileza y no mostrar escenas explícitas sobre el abuso, “la idea fue que se viera desde la perspectiva del personaje de Karla (Mariel) y que el público la acompañara en su toma de conciencia acerca de lo que le sucedió”, explicó Prudencio sobre el proceso de escritura y el tono para contar esta historia.

“Toma mucho tiempo darse cuenta de estas situaciones, porque la sociedad las legitima, están normalizadas, a las mujeres se nos educa aceptar que se nos utilice como objetos de placer, muchas veces no nos damos cuenta que estamos siendo transgredidas, por eso, la idea fue crear un proceso íntimo y subjetivo de toma de conciencia, para que el público tome conciencia a la par que el personaje lo hace sobre su situación”, agregó Prudencio. 

Para Karla era de suma importancia no victimizar a los personajes y manejar la historia con respeto, “no queríamos poner material cinematográfico que pudiera usarse para el placer de otro, el ver que a una niña le hicieran X, Y o Z, no llevarla al shock fácil, al morbo; honramos realmente a la mujer, María Renée hizo un guion elocuente, sutil, no necesitas verlo, era importante no hacer una película que haga lo que estamos tratando de evitar”. 

 Karla Souza espera que con La caída otras mujeres encuentren su propio camino para reconocer un abuso, “mi responsabilidad como sobreviviente es decir que no todos los caminos son como el de Mariel, no todos los caminos de alzar la voz son para llevarlos por el lado penal, otros son para un ámbito social, para sanar, hay muchas maneras”, dijo. 

“Mi regalo más grande sería saber que esta película llene de confianza a las mujeres para alzar la voz, aunque sea a sí mismas, poderlo nombrar, poder concientizar lo que les sucede y que encuentren una comunidad y se sientan vistas, porque estar solas es duro, porque el sistema nos separa, nos aísla para propagar la cultura del silencio, así que el que se sientan arropadas es mi regalo a la hermandad, a que nos sigamos viendo y apoyando”, agregó. 

Un antagónico de peso  Hernán Mendoza es el actor a cargo de interpretar al hombre que comente los abusos, de acuerdo al actor, dar el paso para aceptar el personaje fue complicado, “sigo conflictuado, sé que este personaje fue ofrecido a muchos atores de renombre, más famosos que yo, pero no es fácil aceptar un personaje como este, para mí fue una gran oportunidad”, dijo.

  “Cuando leí el guion pensé: ‘todas las mujeres me odiarán’, pero el actor que hay en mí dijo ‘es perfecto’ y creo que es una buena oportunidad de exponer una situación difícil. Como Hernán sí me asusté, pero como Hernán el actor lo vi como oportunidad, no solo es una película que denuncia, es también una película de concientización; cuando la vi quedé en shock, pero agradezco a esos actores que dijeron que no a este personaje”, agregó.

También te puede interesar