Abrirá al público un museo con las pertenencias de Serge Gainsbourg

Charlotte Gainsbourg, hija del cantante francés, conducirá a los visitantes por la residencia mediante una audioguía. Afp

París. Más de tres décadas después de su muerte, la casa parisina del cantante Serge Gainsbourg abrirá sus puertas el 20 de septiembre, para celebrar la carrera y la vida del legendario autor de la canción Je t’aime… moi non plus.

Desde su muerte, en 1991, su hogar, ubicado en el elegante distrito cuatro de París, había atraído a innumerables fanáticos, que a lo largo de los años han ido cubriendo la fachada de etiquetas y grafitis.

Pero la casa siempre permaneció cerrada al público.

Sólo la familia y algunas celebridades, como el diseñador de moda Karl Lagerfeld o el actor Jean-Paul Belmondo (vecino de Gainsbourg), habían podido acceder al interior de este cuasi mausoleo en memoria del maestro, que inspiró a varios artistas en Francia y en el extranjero.

A partir del 20 de septiembre, los visitantes podrán dejarse guiar por la voz grabada de su hija Charlotte Gainsbourg.

“Déjeme que le abra las puertas de la casa”, indica la voz de Char-lotte, también cantante y actriz, en la entrada de la casa, en la calle de Verneuil número 5 bis.

Colillas y chocolatinas

La casa estuvo a punto de ser asaltada varias veces y en una ocasión sufrió un conato de incendio. Pero la familia conservó el interior sin cambios. Como los cigarrillos Gitane que Gainsbourg consumía sin pausa, y cuyos restos permanecen en los ceniceros.

O unas chocolatinas que el artista consumía con regularidad, aún envueltas en plástico.

Aparte de los paneles de cristal, que impiden al visitante entrar en las habitaciones, la casa apenas ha sido restaurada.

En el salón se puede contemplar el piano negro –mismo color que paredes y techos–, los discos de oro y las fotografías de las mujeres que acompañaron la vida de Serge Gainsbourg: Brigitte Bardot o Jane Birkin, recientemente fallecida.

“Después de su muerte no quise tocar nada. Inmediatamente hablé de abrir un museo porque él mismo lo había mencionado”, confió Charlotte el miércoles ante algunos periodistas, en una visita privada.

Pero luego le entraron dudas. “Hubo momentos en los que ya no tenía confianza y no quería que entrara nadie”, explicó.

Situado unos números más adelante, en la misma calle de Verneuil, un museo de Gainsbourg también abrirá sus puertas y permitirá exponer objetos que, por falta de espacio, no eran visibles en la casa. Gainsbourg amontonó gran cantidad de baratijas a lo largo de su vida.

Se esperan unos 100 mil visitantes cada año.

Serge Gainsbourg (1928-1991) empezó su carrera en los albores de los años 1960, primero como cantante falsamente modoso, con canciones como Le Poinçonneur des Lilas, bien peinado y con corbata.

Pronto se dejó crecer el pelo y se unió a los rebeldes de la década, que culminaron en los hechos de mayo de 68.

Luego se convirtió en un icono de la contestación “a la francesa”. En 1979 sacó una canción reggae basada en La Marsellesa que provocó polémica.

También te puede interesar