El humilde origen de Willy Wonka, el personaje más famoso de Roald Dahl, antes de abrir su famosa fábrica de chocolate

El libro “Wonka”, basado en la reciente película protagonizada por Timothée Chalamet, cuenta los primeros años del famoso inventor de chocolate, mucho antes de que cruzara su camino con el de Charlie.

Mucho antes de la fabulosa fábrica de chocolate que lo haría famoso por sus increíbles invenciones, la historia de Willy Wonkacomenzó con un sueño. Para dejar atrás su humilde origen y convertirse en el inventor de chocolate más respetado, el memorable personaje de Roald Dahl utilizó una simple receta con solo dos ingredientes: ingenio e imaginación.

Con el reciente estreno de la película Wonka, que profundiza en los orígenes del personaje antes de su encuentro con Charlie, se despertó el interés por esta historia en toda una nueva generación. Es así que, basada en el film dirigido por Paul King, se acaba de publicar una adaptación novelada.

El libro Wonka, escrito por Sibéal Pounder y editado por Alfaguara Juvenil, deja atrás las luces y los colores de la pantalla grande para contar una historia deresiliencia, trabajo y superación, en la que los sueños son el combustible del cambio.

La novela comienza con un Willy Wonka niño, que vive con su madre en “el barco más pequeño del mundo”. Ya desde entonces, el joven soñaba con crear su propio chocolate y compartirlo con el mundo entero. Gracias a su persistencia, llega a las famosísimas Galerías Gourmet, dispuesto a cambiarlo todo con cada uno de sus deliciosos dulces. Es ahí que un trío de chocolateros envidiosos lo termina engañando y lo condenan a trabajar de por vida en una lavandería.

Pero nada detendrá a Willy Wonka en su camino y, con algo de suerte y muchísima magia, además de la ayuda de sus amigos, terminará por cumplir su sueño en una aventura inolvidable para todos sus fanáticos.

Así empieza “Wonka”

Cómo “Willy Wonka” se convirtió en “Wonka”

Willy Wonka, el maravilloso inventor de chocolate de Charlie y la fábrica de chocolate de Roald Dahl, ha sido la inspiración para el argumento de la película Wonka. Basándose en el clásico del gran escritor, Paul King ideó la historia (y la escribió para la pantalla grande junto a Simon Farnaby) de cómo el mayor inventor, mago y fabricante de chocolate del mundo se convirtió en el Willy Wonka que todos conocemos de sobra hoy en día. Y dicha historia se ha adaptado para que tú tengas este libro en las manos gracias a la autora de superventas infantiles Sibéal Pounder, toda una experta en imaginar historias maravillosas para jóvenes lectores, llenas de humor irreverente, personajes geniales y, claro está, magia.

Roald Dahl no solo escribió Charlie y la fábrica de chocolate, sino un montón de fantásticos libros más. Pero sí han sido la historia y los personajes de Charlie y la fábrica de chocolate los que han inspirado el argumento de Wonka. Roald Dahl fue espía, piloto de combate, historiador de chocolate e inventor médico. Además de Charlie y la fábrica de chocolate, es el autor de MatildaEl gran gigante bonachónSuperzorro y muchos más.

Paul King es un forofo empedernido de Charlie y la fábrica de chocolate. Por eso, para su película Wonka se imaginó los acontecimientos que podrían haber sucedido antes de lo que se relata en el libro de Roald Dahl. Junto a Simon Barnaby coescribió el guion de la película, protagonizada por Timothée Chalamet, y que a su vez se ha convertido en la aventura que estás a puntito de leer.

King es un reconocido guionista y director de cine y televisión, nominado a los Premios BAFTA. En 2009 dirigió y escribió su primera película, Bunny and the Bull, protagonizada por Simon Farnaby y Edward Hogg. King también dirigió las tres temporadas de The Mighty Boosh, que le granjeó una nominación al mejor director novel en los BAFTA de 2005. Esta serie de comedia de la BBC se emitió en Estados Unidos a través de la plataforma de streaming Adult Swim. Entre sus últimos trabajos para la pequeña pantalla se encuentra la dirección y producción ejecutiva de algunos episodios de la serie de Netflix de 2020, protagonizada por Steve CarellSpace Force.

También coescribió y dirigió Paddington en 2014, una película con la que consiguió gran éxito de crítica y público en todo el mundo, y que estuvo entre las nominadas al BAFTA a mejor guion adaptado y mejor película británica. A continuación King coescribió y dirigió Paddington 2, de 2017, con una impresionante recepción por parte del público y la crítica. Ambas películas las coescribió con Simon Farnaby.

Simon Farnaby es actor y guionista, y junto con Paul King es el responsable del guion de Wonka (¡también aparece en la película!). Entre sus películas como actor se encuentran Burke and Hare (dirigida por John Landis en 2010), Caballeros, princesas y otras bestias (dirigida por David Gordon Green en 2011), la película de 2015 para BBC Films Bill (dirigida por Richard Bravewell e inspirada en la juventud de William Shakespeare) y Bunny and the Bull (dirigida por Paul King en 2009) para Film 4. Apareció en las dos películas de Paddington, de las que firmó el guion junto a Paul King.

Sibéal Pounder ha plasmado la historia que se narra en la película con letras y palabras a lo largo de estas páginas, adaptando el guion con una destreza extraordinaria. Es la autora de las sagas de gran éxito Brujas a la moda Bad Mermaids, así como de los libros Neon’s Secret Universe y el cuento de Navidad “Tinsel”.

Prólogo: este es Wonka

Algunos niños nacen para hacer chocolate. Este era sin duda el caso de Willy Wonka.

Sin embargo, durante muchísimo tiempo, nadie habría pensado que fuese así. Porque, para empezar, casi nunca comía chocolate. De hecho, solo comía UNA barrita al año.

Algún día llegaría a vivir en la fábrica de chocolate MÁS GRANDE y más maravillosa del mundo, pero de niño Willy Wonka vivía en el barco más pequeño del planeta. Era una descascarillada barcaza de canal, con la caña del timón pintada con rayas de colores y un camarote diminuto pero acogedor con cortinas cosidas a mano. Dentro solo había una cama individual con una manta de punto suavecita (donde dormía Willy), un sillón (donde dormía su madre), una estufa y una cocina con los armarios rotos y una mesa de comedor devorada por la carcoma. De hecho, las carcomas habían comido más en esa mesa de lo que lo habían hecho los Wonka en toda su vida.

Así que todo al principio de esta historia es PEQUEÑO: un niño pequeño, una pequeña cantidad de chocolate, un barco pequeño y la pequeña familia que vivía a bordo. La familia de Willy Wonka era casi lo más pequeña que puede ser una familia. Porque eran Willy, claro, y su madre.

Allí, en un tranquilo tramo del río, vivían en su barquito, y, como no había mucha gente que se atreviese a acercarse por el lugar, normalmente tenían la exuberante ribera del río para ellos solos. Era uno de los sitios preferidos de Willy. Se podía descansar a la fresca en esa zona llena de hierba salpicada de ranúnculos, rododendros y flores rosas, rojas y malvas. Pero era el sauce llorón gigante el favorito de Willy, con aquellas ramas tan gruesas que caían sobre el barco antes de sumergirse en el agua. Para él, aquel árbol era un miembro más de la familia; un ramificado y fiel amigo que protegía la pequeña pero espléndida existencia de todos.

Claro que no mucha gente pensaría que su vida era espléndida. Pero para Willy lo era. Era grandiosa. Porque él era capaz de ver lo que otros no podían, ya que poseía la imaginación más fantástica de todas. La imaginación de Willy sería en su momento igual de famosa que su chocolate, pero, antes de que le perteneciese al mundo entero, era pequeña y nueva, y era solo suya. Y su madre fue responsable directa de su vívida imaginación, al no ponerle límites y al dejar que con ella pudiese viajar libre a lugares donde ninguna imaginación había estado jamás.

Y luego estaba el chocolate. Aquella única chocolatina. No era mucho, pero sí más que suficiente, porque era la mejor chocolatina del mundo mundial.

También te puede interesar