Bailarina mexicana, a la caza de la escena británica

Damara Velázquez es la primera bailarina mexicana en pertenecer al programa de danza contemporánea MapDance, de la reconocida Universidad de Chichester, en Londres

Para Damara Velázquez la danza es “vida y libertad”, lo supo desde que, por ser inquieta, sus padres la inscribieron en un taller de ballet, en la primaria, posteriormente acudió a jazz y a hawaiano, danzas que le permitieron conocer su cuerpo, así como el espacio escénico y una infinidad de movimientos con los que busca narrar su “propio mundo”.

Sin embargo, dice, después de cursar una licenciatura en Danza Contemporánea, las opciones de crecimiento en el país se reducen significativamente. Por ello, decidió postularse para el programa británico MapDance de la Universidad de Chichester en Londres, una maestría en técnica e interpretación.

“En el país terminas una carrera en danza. Y luego, ¿qué?, ¿qué pasa si quieres especializarte en coreografía? Existe la maestría en Investigación de la Danza, en el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza, pero no mucho más”, explica.

En el terreno laboral, la situación no es muy diferente pues, cuenta, las opciones se reducen a la docencia y a las compañías independientes, pero, en muchas ocasiones, se precisa contar con una beca porque las agrupaciones no suelen pagar un salario fijo y, con regularidad, contratan sólo por proyecto. “Muchos de mis maestros han sido grandes bailarines, sé que algunos se dedican a la docencia por vocación, pero otros lo hacen para tener un ingreso seguro que les permita tener una vida digna; en mi caso, quiero seguir bailando hasta que ya no pueda”, expresa.

Damara aplicó con éxito a tres universidades en Londres (Chichester, Roehampton y Bath Spa), un requisito para ser acreedora al apoyo Chevening, el mayor programa de becas que otorga el gobierno de Reino Unido a los extranjeros que cursan una maestría, pero no resultó beneficiaria. Aun así, aceptó ser parte de MapDance, el esquema de estudios que potencia lo práctico y coreográfico por encima de la teoría.

Ahora, el reto es mantener su estancia en Londres. “Los bailarines tenemos el tiempo contado y no quiero desaprovecharlo”, dice.https://d-9743459732191314629.ampproject.net/2312191621000/frame.html

Ante la situación Damara desarrolla una campaña en la página GoFoundMe que le permite obtener donativos para respaldar sus estudios.

También te puede interesar