3 películas que son un experiencia completamente diferente a sus libros

Estas obras se convirtieron en las favoritas de muchos lectores y los volvieron a convencer con sus cintas

Una de las mayores críticas que tienen los lectores cuando ven las obras de sus autores favoritos en sus adaptaciones para el cine es que muchas veces los directores se toman libertades creativas debido a la falta de presupuesto, una visión artística diferente a la del original, la necesidad de expresar algo completamente diferente o inclusive evitar que el público se aburra con la misma historia. 

Sin embargo, hay ocasiones donde los realizadores se encargan de entregar productos que se separan del material base, pero entregan algo que convence a los espectadores y deja como resultado el contar con dos entregas que son similares, pero cuyas disparidades los hacen complementarios. Para ejemplificar esto, a continuación se muestran tres ejemplos. 

De la mano de Francis Ford Coppola, esta cinta se convirtió en uno de los clásicos del cine gracias a una historia única que logró contrastar la crudeza y los códigos de la mafia italiana en Estados Unidos. Las interpretaciones de Al PacinoMarlon Brando, James Caan, Talia Shire, John Cazale, Robert Duvall, entre otros, dio origen a una de las obras maestras de la cinematografía mundial. https://d-30990239103464939249.ampproject.net/2402080818000/frame.html

La narrativa de la primera película se centra en contar las razones que llevaron a Vito Corleone, líder de una de las principales familias criminales a ceder su puesto a Michael, el único de sus hijos que no quería ser parte de los negocios sucios de la familia. En dos horas y 55 minutos, se conoce la dinámica de estas personas, así como los juegos de poder que llevan a un hombre desinteresado por llevar el imperio fundado por su padre a convertirse en uno de los más poderosos gangsters de EE.UU. 

Para poder desarrollar toda la narrativa, el guion pasó por la adaptación de Mario Puzzo, autor de la novela, por lo que los ajustes y recortes en la narrativa se realizaron con la intención de dar un mayor dinamismo y además ayudar a transmitir mejor las ideas centrales de esta obra. 

El resultado fue una película densa que se llevó diversos premios como el Oscar a Mejor película, Mejor actor para Marlon Brando, Mejor guion adaptado para  Coppola y Puzzo y que además se convirtió en uno de los clásicos del cine, al punto de que sigue siendo referencia e inspiración para diversos proyectos audiovisuales desde hace décadas. 

El Padrino de Mario Puzzo: una experiencia más profunda en el libro

En 1969, el escritor estadounidense y de ascendencia italiana, Mario Puzzo, se encargó de crear una novela que buscaba imaginar las condiciones con las cuales se había instalado la mafia europea en Estados Unidos. Para esto creó a Vito Corleone, el jefe de uno de los grupos criminales más grandes en el país en el ocaso de su carrera. 

La experiencia con relación a la película filmada unos años después es sumamente diferente, debido a que en el texto se plantean elementos de la vida del patriarca de los Corleone que permiten conocer su infancia, adolescencia, hasta su llegada a la cima en el control de Nueva York. 

A la par de esto, se cuenta la historia de su hijo, Michael, quien se ha distanciado de la familia y aunque no quiere tener ninguna relación con sus prácticas delincuenciales, se convierte en el sucesor de su padre. 

En el cine, gran parte de lo relacionado con la vida de Vito no es mostrado sino hasta la segunda película, lo cual hace especial al libro, debido a que al incluir varios capítulos recapitulando la vida del fundador de los Corleone da al lector la ilusión de estar frente a dos protagonistas a lo largo de todo el texto.

Esta técnica no solo permite contar las historias de Michael y Vito, sino que además da pie para conocer los orígenes y motivaciones de ambos y establecer los contrastes que los llevó a ser los encargados de dirigir las operaciones criminales más importantes del país. 

Starship Troopers / Invasión: una sátira al fascismo

Muchos se encontraron Starship Troopers, mejor conocida en México con el nombre Invasión, a través de TV Azteca dentro de su programación del fin de semana. Además de ser una película con muchas explosiones, mucho humor negro y acción por montones, los espectadores se vieron entretenidos por las secuencias en las que se mostraban pequeños anuncios sobre los avances de los personajes.

Si bien para muchos es una cinta «palomera» que sirve para matar el tiempo, el director Paul Verhoeven creó esta cinta con la intención de hacer una crítica al fascismo y al autoritarismo. Este comentario político escapa de muchos de los espectadores debido a que está enmarcado en la trama de manera sutil. 

Para encontrar estos elementos basta con ver la forma en la que se comunican los hechos al público, las secuencias de «quieres saber más» que son símiles a los videos que el gobierno de Estados Unidos mostraba para justificar su participación en la Segunda Guerra Mundial o en Vietnam, así como la forma en la que los personajes parecen guiarse más por un código de conducta u órdenes de sus superiores en lugar de tener decisiones propias. 

La obra difiere muchísimo del material original, debido a que se muestra como material de propaganda que es mostrada a los habitantes del planeta y a los espectadores de lo que parece ser un video de reclutamiento. Por si fuera poco, hay diversos fragmentos, personajes y situaciones que se modificaron o eliminaron a fin de que la historia fuera más ágil y brindara lo que necesitaba transmitir el director. 

Starship Troopers de Robert A. Heinlein: un comentario político sobre la ciudadanía

La experiencia en el libro de Robert A. Heinlein contiene mucha más tecnología de la que se muestra en la película. Los trajes de los miembros de la infantería móvil son mucho más sofisticados y juegan un papel importante en la trama. 

Además de esto, gran parte de la historia del soldado Johnny Rico es usada para mantener un comentario político a favor de la milicia de Estados Unidos, así como un tratado sobre las bondades de tener un ejército fuerte. 

Pese a que hay varios momentos donde hay acción, esta entrega se aleja de su versión audiovisual debido a que de un momento a otro habla sobre la nobleza de las instituciones castrenses, su preparación, así como una defensa a lo largo de varias páginas sobre la idea de que la ciudadanía y el derecho a votar solamente debería darse a los veteranos. 

Si bien no deja de lado la acción, en el texto Heinlein se encarga de profundizar en la relación que Rico va formando con el ejército, las reglas que hay en torno a este, la lógica que hay sobre las normas que siguen los militares e inclusive las discrepancias que hay entre seguir una orden y a la vez entender que existe una contradicción en ella. 

Al contrario que la cinta de Verhoeven, el escritor no pretendía hacer una parodia de lo que significa vivir bajo un régimen, sino que buscaba enaltecer a las autoridades y explicar por qué veía ideal que se le permitiera tomar las riendas de una nación. 

Ready Player One con Steven Spielberg: una cinta que hace sentir a todos dentro de lo geek

Ready Player One marcó el regreso de Steven Spielberg al cine de fantasía y aventuras, lo cual fue aplaudido por los amantes del séptimo arte y los amantes de la cultura geek. La cinta estrenada en 2018 contó la historia de Wade Owen Watts, un joven fanático de una plataforma de realidad virtual llamada Oasis en la que cuenta con un alter ego con el que buscará encontrar un tesoro, el cual le dará el derecho de apoderarse de todo este espacio. 

Durante la travesía, el protagonista utilizará los conocimientos previos que tiene de la cultura audiovisual de varias décadas para resolver toda clase de pruebas y acertijos. 

La cinta se siente como una experiencia diferente de su obra impresa, debido a las referencias que elige el director para adentrar al público y hacerlo sentir casi tan versado como el personaje principal en cuanto a los conocimientos con los que resuelve los obstáculos que atraviesa. 

Para esto, Spielberg se encarga de encontrar elementos que son reconocibles por una amplia parte de los espectadores. En lugar de tomar algunas referencias oscuras o poco conocidas, el realizador se centra en tomar elementos de la cultura pop altamente identificables como Cucky, Godzilla, algunos personajes de Street Figther, Batman, entre otros. 

Además de esto, la narrativa se centra en hacer parecer a Wade como alguien genial, sin el cual no se podrían resolver muchas cosas y pocas veces se siente a lo largo de toda la cinta que en realidad esté en peligro, además del punto en el que el villano principal ocasiona la explosión de su vivienda. 

Ready Player One de Ernest Cline: una película sobre referencias oscuras

En su primera novela, Ernest Cline se encarga de construir un universo sumamente complejo, en el que hay de todo, menos certeza. Si bien el personaje principal no puede morir dentro del Oasis, una conspiración en su contra lo pone en peligro latente, al punto que incluso uno de sus compañeros es asesinado. 

Además de contar con más personajes, con una dinámica más compleja entre sus protagonistas, así como en una mayor profundidad en Wade, la cinta es una fuente inagotable de referencias sumamente oscuras, complejas y poco conocidas para la mayoría de las personas, incluyendo a las que gozan de una afición activa al mundo de los videojuegos. 

La novela de ciencia ficción, que tiene una secuela, hace mención de situaciones y elementos de la década de los 80, algo importantísimo para la historia original, mientras que la película se salta esto para poder agregar más licencias reconocibles. De esta manera, en el libro aparecen franquicias como Tokusatsu, franquicia que fue la génesis indirecta de los Power Rangers, Calabozos y Dragones, Ultraman y toda clase de productos, canciones y videos de los 80. 

El protagonista además no es tan infalible como su versión audiovisual, debido a que aunque conoce muchas cosas de este mundo, se encuentra con que los demás usuarios de la plataforma pueden resolver mejor algunas situaciones. 

Conforme avanza la aventura, el autor incluye cada vez más elementos que permiten conocer lo vacío, alejado de la realidad y poco hábil que es Wade para las relaciones personales, así como lo monótono que puede ser su estadía dentro de la plataforma, al punto que incluso al final del libro, cuando ha conquistado el triunfo máximo, decide que lo que prefiere es por primera vez no conectarse a Oasis. 

También te puede interesar