la moda del látex y su relación con la sexualidad

Generalmente, cuando vemos ropa de látex nos imaginamos una vibra futurista relacionada a la liberación sexual y la estética fetichista de varias subculturas pero la historia de este material es mucho más interesante de lo que te imaginas. 

El uso del hule en la ropa empezó debido a la necesidad de varias industrias de proteger a sus trabajadores y sus productos, convirtiendo al látex en el material impermeable primordial. Pero la popularidad del hule comenzó a dar paso a varias nociones relacionadas a la sexualidad. 

De pronto, el látex se volvió el material más sensual de todos los tiempos. Quizás es la forma en la que la textura abraza las curvas y formas naturales del cuerpo, o la sensación lisa y estática al contacto con la piel. Sea cual sea la razón, la ropa de látex empezó a tener un protagonismo dentro de varios fetiches. Es por eso que el hule se ha convertido en un sinónimo de liberación sexual y aunque sus usos principales también son utilitarios, su paso por el mundo de la moda dio pie a los diseños más irreverentes, creativos y estruendosos. 

Las piezas de látex pronto empezaron a aparecer en los diseños punk de Vivienne Westwood y aunque sus creaciones no fueron las primeros, el hule pasó a escandalizar al mundo durante generaciones. Desde entonces, lo hemos visto en incontables pasarelas: en los famosos vestidos de Donatella Versace, entre el arte futurista de Mugler, en la elegancia de Saint-Laurent y como parte de los atrevidos modelos de Jean Paul Gaultier. 

El látex ha estado presente para empujar los límites de la moda desde sus inicios como material utilitario y seguirá marcando momentos culturales más allá del 2022. 

Pero la tendencia del látex también ha sido un retrato muy importante de momentos icónicos dentro de la nostalgia del pasado. Recordemos a Britney Spears en ‘Oops I Did it Again’, a Lady Gaga conociendo a la reina Isabel II (en un ensamble de Atsuko Kudo, en el 2009) o hasta el look de látex incrustado de perlas usado por Beyoncé (en el Met Gala 2016). Vaya, ¡hasta algunos de nuestros superhéroes favoritos están fundidos en este material!

También te puede interesar