Los cambios que los Duques de Cambridge planean implementar en la corona británica

Guillermo y Catalina de Inglaterra están listos para abandonar el mantra de la Reina Isabel II y su hijo el Príncipe Carlos, algo que los tabloides británicos califican de establecer el Cambridge way. Su influencia en el futuro de la monarquía es indiscutible.

Tours más cortos

El polémico tour que los duques de Cambridge llevaron a cabo antes del verano por varios países del Caribe supuso que idearan ciertos planes en torno a este tipo de viajes. Para ellos fue demasiado formal, abrumadora y sofocante, por lo que las siguientes serán más cortas y con menos actos oficiales.

La victoria de la clase media

A diferencia de la mayoría de los excónyuges de la realeza, la Duquesa procede de un entorno no aristocrático. Aunque en su día provocó algunos comentarios crueles durante su noviazgo –su familia fue calificada como Middle Class Middletons–, se ha convertido en uno de sus activos porque significa que la gente puede relacionarse con ella, algo que quieren potenciar en el futuro. «Aporta esta conciencia pragmática de lo que es pertenecer a una familia decente y con los pies en la tierra», explicó a People el antiguo secretario privado de la pareja, Jamie Lowther-Pinkerton.

Adiós reverencias

Como parte de su renovación de la corona, está también la eliminación de reverencias y cualquier trato formal deferente hacia ellos. Desean ser más accesibles y, tal y como comenta el Sunday mirror, «romper con gran parte de la tradición y centrarse en una monarquía moderna».

Menos personal de seguridad

Según The Sun, planean reducir el tamaño de su personal en comparación con el que posee a diario el Príncipe de Gales. De los 137 con los que este cuenta, tan solo quedarían 70. Por otra parte, contratarán a un pequeño número de trabajadores para investigar hasta seis buenas causas ‘cómodas y creíbles’.

Dejar atrás la política de no intervención

Los duques de Cambridge apoyan a la Reina Isabel II en su decisión de no intervenir de forma política en el país. Sin embargo, expertos reales aseguran que «los días de no quejarse» acabarán cuando asciendan al trono. . «Definitivamente no hablará con regularidad, pero cree que, si la monarquía tiene algo que decir, entonces debería decirlo».

¿La Commonwealth en peligro?

Tras su polémica gira por el Caribe, el Príncipe Guillermo comenzó a creer profundamente que los países que forman parte de la Commonwealth tienen la capacidad suficiente como para decidir si quieren formar parte de ella o no, algo que considera que fortalecerá la institución y acabará con las protestas por el colonialismo británico.

Más cercanos

Tanto uno como otro tiene decidido que, una vez en el trono, desean ser mucho más cercanos con su pueblo, menos formales y romper las tradiciones con ellos. Entre las normas con las que piensan acabar están las de sus propios nombres, ya que prefieren olvidar el tratamiento de los duques de Cambridge y ser solo Guillermo y Catalina.

También te puede interesar