La “cancelación” de Balenciaga

REDACTADO POR: Mayra murillo

Si hace escasamente unas semanas era la propia casa de lujo la que trataba de alejarse de toda polémica y de las amenazas sobre su imagen que, entendían, representaba el que la casa permaneciera ligada a figuras como la del artista Kanye West o activa en la popular red social Twitter, tras su adquisición por parte de Elon Musk, las tornas han cambiado ya hasta tal punto que es hoy la célebre casa de modas la que se encuentra soportando los efectos de una profunda crisis reputacional. Una situación a la que está debiendo de tratar de hacer frente como consecuencia del desafortunado material gráfico que terminaba incorporando en dos de sus últimas campañas, y en lo que ya ha llevado, a al menos uno de sus principales socios comerciales en Oriente Medio, a retirar de la venta todos los productos de la firma de moda francesa; todo ello mientras Kim Kardashian, embajadora y musa de la nueva Balenciaga de Demna, anuncia públicamente que se encuentra “reevaluando” su relación con la marca a raíz de estos acontecimientos.

Empezando por el último de estos dos casos, y a pesar de las reiteradas disculpas públicas que ya han realizado desde la dirección de Balenciaga, era a través de la misma red social Twitter que abandonaba la firma francesa a finales de este mismo mes de noviembre, desde donde Kim Kardashian, a través de su perfil oficial, entraba a explicar la postura que ha decidido adoptar frente a la polémica de las fotografías de campaña de Balenciaga. Una declaración que, asegura quien no solo ha sido rostro habitual en el front row de los desfiles de Balenciaga, sino dentro de su propio elenco de modelos de pasarela y rostro de varias de sus últimas campañas, entre ellas la realizada para la colección de misma temporada de Invierno de 2022/2023, no se había decidido a realizar hasta después de tener la ocasión de departir de tú a tú con la dirección de la firma, propiedad a día de hoy del holding internacional francés Kering, compañía especializada en el sector del lujo como propietaria, además de Balenciaga, de otras destacadas firmas de moda de la talla de Gucci, Bottega Veneta o Yves Saint Laurent.

“He permanecido callada durante los últimos días, no porque no me hayan disgustado e indignado las recientes campañas de Balenciaga, sino porque quería tener la oportunidad de hablar con su equipo para entender por mí misma cómo pudo haber ocurrido”, se abría a explicar la propia Kim Kardashian. “Como madre de cuatro hijos, me han conmocionado estas imágenes perturbadores”, dado que “la seguridad de los niños debe guardar la máxima consideración y cualquier intento de normalizar el abuso infantil, del tipo que sea, no debe de tener cabida en nuestra sociedad, punto”. En respuesta a la postura mostrada por la dirección de la firma francesa, “agradezco la eliminación de las campañas y la disculpa de Balenciaga”. “Al hablar con ellos, creo que entienden la gravedad del problema y que tomarán las medidas necesarias para que esto nunca vuelva a suceder”. Mientras tanto, apostillaba Kardashian, “en cuando a mi futuro con Balenciaga, actualmente estoy reevaluando mi relación con la marca, basándola en su voluntad de aceptar la responsabilidad por algo que, para empezar, nunca debería de haber sucedido, y e las acciones que espero verlos tomar para proteger a los niños”.

Retirada de piezas de Balenciaga

Mientras así pues Kardashian se mantiene a la espera de ver cómo empiezan a implementarse y a llevarse a cabo las medidas que, adelantamos ya, desde Balenciaga ya han anunciado que empezarán a implementar como soporte y garantía de seguridad para sus campañas, desde Oriente Medio la minorista The Closet, compañía especializada en la comercialización de artículos de lujo de primeras marcas a través de los canales físicos y del canal online, a través de su propia plataforma de comercio online y de una red de establecimientos formada por 3 exclusivas tiendas repartidas por Dubái, Abu Dhabi y el Cairo, ha anunciado que cesa y retira de la venta todos los productos firmados por Balenciaga. Operación que como resultado ya ha llevado a que la firma haya sido “cancelada” de la plataforma e-commerce de The Closet.

“The Closet dejará de aceptar [artículos de] Balenciaga y hemos eliminado todos los productos de Balenciaga de nuestras tiendas y de nuestro sitio web hasta nuevo aviso”, se encargaban de anunciar desde la propia compañía emiratí, en su caso a través de una declaración oficial que difundían desde su cuenta oficial de Instagram.

Demanda por daños y perjuicios

En un intento por su parte de poner freno a esta escalada, y al daño reputacional que esto podría terminar provocando para la firma, desde Balenciaga, siguiendo y reiterándose sobre la declaración que ya realizasen a finales de la pasada semana, han vuelto ahora a lanzar una nueva declaración oficial, desde la que nuevamente vuelven a pedir disculpas, a aceptar sus responsabilidades y a anunciar la toma de acciones legales contra los responsables de una de las dos campañas que han terminado originando toda esta polémica. Unas medidas frente a los tribunales que han conducido ya a la presentación ante el Tribunal Supremo para el estado de Nueva York de una demanda por parte de Balenciaga, contra la productora North Six y la empresa del escenógrafo Nicholas Des Jardins, desde la que les estarían reclamando, adelantan desde la CNN, una compensación por daños y perjuicios de cerca de unos 25 millones de dólares.

“Condenamos enérgicamente el abuso infantil; nunca fue nuestra intención incluirlo en nuestra narrativa”, de “dos campañas publicitarias separadas” que “reflejan una serie de graves errores por los que Balenciaga se responsabiliza”, arrancan desde la firma de moda francesa en su última declaración, hecha pública a última hora del día de ayer. “La primera campaña, ‘The Gift Collection Campaign’”, entran a explicar en línea con lo ya publicado por FashionUnited a lo largo de esta última semana, “presentó a unos niños con bolsos en forma de osos de peluche vestidos con lo que algunos han etiquetado como looks de inspiración BDSM”. A este respecto, “nuestros bolsos de ositos de peluche de la selección ‘The Gift Collection’ no deberían de haber aparecido con niños”. “Esta fue una elección equivocada por parte de Balenciaga” que se dio de manera “combinada con nuestro error a la hora de validar las imágenes”. De este modo, “la responsabilidad de todo esto recae únicamente sobre Balenciaga”, reconocen desde la firma francesa.

No obstante, de otro lado, la campaña de Primavera de 2023, otra campaña separada de la primera, y “que pretendía replicar un entorno de una oficina”, terminaba incluyendo “una fotografía con una página de fondo de un fallo de la Corte Suprema ‘United States V. Williams’ de 2028, que confirma como ilegal y no protegida por la libertad de expresión la promoción de la pornografía infantil”, a pesar de la polémica por la derogación de otros apartados de la Ley de Prevención de la pornografía infantil del año 1996. “Todos los elementos incluidos en esta sesión fueron proporcionados por terceros”, quienes “confirmaron por escrito que estos accesorios eran documentos de oficina falsos”. No obstante “resultaron ser documentos legales reales que probablemente provenían de la filmación de algún drama televisivo”. “La inclusión de estos documentos fue consecuencia de una temeraria negligencia por la que Balenciaga ha presentado una demanda”, confirman desde la firma de moda francesa. “Asumimos toda la responsabilidad por nuestra falta de supervisión y control de los documentos de fondo”, a sabiendas de que “podríamos haber hecho las cosas de otra manera”.

Implementación de nuevos mecanismos de validación

Junto a esa asunción, y reclamación, de responsabilidades, en línea a lo que ya se habrían comprometido en la conversación mantenida con Kim Kardashian, desde Balenciaga igualmente ya han anunciado la implementación de una serie de nuevas medidas con la intención de evitar nuevos episodios como este. Unas decisiones que podrían terminar de ampliarse a medida que sigan avanzando las investigaciones internas y externas que, aseveran, ya se están realizando y se mantienen en curso, con la intención de aclarar lo ocurrido y de averiguar cómo pudieron terminar viendo la luz las polémicas fotografías.

A este respecto, “estamos revisando de cerca nuestra organización y las maneras colectivas con las que trabajamos”, mientras “estamos reforzando las estructuras en torno a nuestros procesos creativos y los pasos de validación”, con vistas a “asegurarnos de que los nuevos controles marquen un punto de inflexión y eviten que esto vuelva a pasar”. Mientras que por último, “estamos entablando lazos con organizaciones que se especializan en la protección de la niñez y que tienen como objetivo luchar contra el abuso y la explotación infantil”. “Queremos aprender de nuestros errores e identificar las maneras en las que podemos contribuir”, para lo que “Balenciaga reitera sus más sinceras disculpas por la ofensa que hamos causado y extienda estas disculpas a sus asociados y socios”.

También te puede interesar

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com